Maria Celestina Bustos Pérez, 72 años. Chile

Maria Celestina (c) Isabel Rivera/HelpAge International Oriunda de Concepción, ciudad ubicada a 500 km del sur de Santiago,  Maria asegura que cuando era joven "era rebelde y tenía una gran compromiso político" por eso renunció a su fuente laboral como contadora y trabajó con el gobierno del presidente Salvador Allende.

En 1981, Mariela postuló al Servicio de Impuestos Internos y  trabajó por 22 años en esa institución, de donde se jubiló. Ella asegura que su jubilación es muy baja y lamenta que a pesar de haber obtenido títulos académicos  y ocupar posiciones ejecutivas  en el Servicio de Impuestos, su pensión no le alcance para vivir.

"En total estuve en el Servicio de Impuestos 22 años. En 2003 salió una Ley de incentivo al retiro voluntario. En ese momento tenía 60 años estaba delicada de salud, entonces me jubilé con apenas 200 mil pesos.

La pensión estatal básica es de 120 mil pesos para las personas mayores del quintil más pobre de la población. En cambio, yo me sacrifiqué trabajando de día para estudiar por las noches. Hice una carrera, con varios títulos académicos y una vida de trabajo duro, con una posición ejecutiva dentro del servicio de impuestos internos, mi pensión resultó muy baja, ese monto no alcanza para vivir.

Descubrí que no soy la única afectada por el sistema de pensiones en Chile, por eso me uní a la Asociación Nacional Gremial de Pensionados y Pensionadas del Sistema Privado de Pensiones, para que a otros no les pase lo mismo que a mí".

Construyendo un futuro para todas la edades

Construyendo un futuro para todas las edades

Descargar el documento en versión PDF.

Dona ahora

Tags for this page