Justina Vanguera, 68 años. Colombia

(C) Jonas Wresch/HelpAge InternationalJustina nació hace 68 años en El Naranjo,  Valle del Cauca, Colombia. Crío sola a sus tres hijos porque se divorció. Ella estudió hasta quinto de primaria, luego hizo varios cursos de danza, costura y primeros auxilios. "Me gusta aprender de todo. Cuando ya mis hijos estuvieron grandes, empecé a estudiar el bachillerato y me gradué ya siendo vieja, tenía 58 años", aclara Justina.

Actualmente Justina se dedica a la costura  y a la limpieza de casas. Al mes logra generar aproximadamente 75 USD, sin embargo, asegura que este monto no es suficiente. No cuenta con una pensión porque no fue seleccionada  para recibir este beneficio. Esto la obliga a continuar trabajando para mantenerse y no depender de nadie, ni siquiera de sus hijos porque ellos también deben trabajar para sustentarse.

"No me gusta molestar a mis hijos con mis necesidades, porque sé que ellos también las tienen y  conseguir dinero para ellos mismos ya es un problema, entonces yo no quiero ser otro problema para ellos.

Encontrar trabajo es difícil en este país. No hay seguridad para los viejos, no hay ningún tipo de apoyo, pero yo me siento bien con los años que tengo y no le veo mayor problema estar envejeciendo".

Justina lamenta no contar con un seguro de salud  ni con ningún descuento por su condición de persona mayor en los servicios de salud, sin embargo, afirma estar agradecida por no enfermarse.

"Casi nunca me enfermo, Dios me dio una salud de oro, pero el otro día me caí y fracturé una mano,  tuve que ir al hospital, pero como no tengo carné médico mis amigos y familiares tuvieron que ayudarme a pagar todos los gastos".

A pesar de su situación, Justina asegura que tiene muchos sueños que cumplir y que la vida continúa. "Sueño con poder estudiar Trabajo Social. Siempre fui muy curiosa con el aprendizaje y no pienso que la edad sea un impedimento, el impedimento es otro y es económico, pero las ganas están".

Obligados a cambiar de horizontes

Este video presenta la experiencia de trabajo de HelpAge International con la Fundación Paz y Bien en Cali, Colombia. Obligados a cambiar de Horizontes muestra el trabajo realizado con adultos mayores en situación de desplazamiento forzado del pacífico colombiano. Igualmente, subraya el hecho que los derechos humanos no envejecen , ni deberían quedarse atrás con el desplazamiento forzado.

Tags for this page